¿Cómo evitar que te abran la puerta sin llave?

Las técnicas de los ladrones para entrar en las casas son cada vez más sofisticadas y, en ocasiones, les basta con unos pocos minutos para forzar una cerradura o puerta y entrar en nuestra vivienda para robar los objetos de valor.

Si quieres estar bien protegido, es esencial que sepas cuáles son las últimas técnicas empleadas para entrar en las viviendas, así como los elementos que puedes instalar para evitar el hurto y no tener que llamar a un cerrajero urgente.

Método bumping

Según EuroSegur

“El bumping es un método de robo que persigue la apertura de una puerta sin la llave del propietario y sin necesidad de forzar la cerradura de seguridad. A priori, parece el método perfecto, pero ¿cómo se hace?

El bumping consiste en introducir en el cilindro una llave manipulada y golpear la misma con el fin de hacer “bailar” los pistones del cilindro. Esto consigue que los pistones del cilindro salten simultáneamente cuando la llave es golpeada, permitiendo el giro de la llave y por tanto la apertura de la puerta de seguridad.”

La clave para esta técnica es la llave bumping, una llave especial que encaja en la mayoría de las cerraduras y se introduce hacia abajo en el interior de la cerradura de seguridad para ser golpeada con un objeto contundente (martillo, destornillador, etc.) y hacer saltar los pistones del cilindro.

Tarjeta o radiografía

En el caso de las puertas que no están trancadas con llave, los ladrones pueden utilizar una radiografía, una tarjeta o cualquier trozo de plástico que sea grande y flexible, pero también lo suficientemente resistente como para empujar hacia adentro un pestillo de metal.

Se desliza el plástico por la ranura vertical que está entre la puerta y el marco a la altura de la cerradura tanto como se pueda, manteniendo un ángulo perpendicular. Se inclina el lado del plástico más cercano, de modo que esté casi tocando la manilla y luego se empuja hasta que se deslice.

Por último, se curva el plástico en dirección contraria, forzando a la cerradura a retroceder y después abre la puerta con rapidez.

Ganzuado

“Seguramente el más conocido. Se crea una ganzúa con un metal lo suficientemente firme y la llave de tensión. Se inserta la llave de tensión en la cerradura y se presiona contra la parte inferior, aplicando una presión constante.

Si se gira la llave de tensión en la dirección correcta, deberemos escuchar ir cayendo los pistones. A continuación, se inserta la ganzúa por encima de la llave de tensión y se empuja cada pistón contra la cerradura. Es difícil, pero hay ladrones muy experimentados.” Leer más.

Hilo de lana

En esta técnica, los ladrones introducen una llave maestra cubierta con un trozo de lana, que rellene los agujeros y muescas necesarios para mover los pernos de las cerraduras y hacer saltar los pistones.

Es una de las más limpias, ya que no deja ninguna señal de que se ha manipulado la puerta o la cerradura. Además, la lana es asequible y fácilmente disponible, no es necesaria la pericia del caco y no tiene que llevar herramientas ni maquinaria pesada.

En este vídeo se muestran otras técnicas para forzar las cerraduras:

Consejos para impedir que los ladrones fuercen las cerraduras

Por suerte, podemos ponérselo difícil a los cacos implantando algunas contratécnicas.

En primer lugar, hay que cerrar siempre con llave o echando todos los anclajes, lo que reduce o anula las posibilidades de que utilice el método de la tarjeta.

Para disuadir a los rateros especializados en bumping, lo más efectivo es, por un lado instalar un escudo protector en torno a la cerradura, y por otro, sustituir el bombillo normal por un bombillo antibumping.

¿Qué función tiene el escudo protector? Como mencionan en PortalCerraduras

“Su misión es únicamente la de proteger el bombillo y el acceso al mecanismo interno de la cerradura, mediante el cual, y con un simple destornillador, abriríamos fácilmente la puerta. Al deshacernos del escudo protector, un ladrón tendría el 95% del trabajo hecho para abrir una puerta. Para evitar esto, es imprescindible la instalación de un buen escudo protector.”

Por otra parte, la implantación de un bombillo antibumping, puede frustrar el robo con este método. La diferencia entre un bombillo normal y uno antibumping, es que este último está reforzado con acero en su interior y utiliza un mecanismo más complejo, con dos o tres hileras de pistones (en vez de uno) para reforzar la seguridad.

En definitiva, la combinación de bombillo-escudo es la mejor forma de evitar que nos entren en casa.

Si quieres que te ayudemos en algún tema relacionado con cerrajería, contacta con nosotros:

Cerrajeros PRO Málaga

C/ Gregorio Prieto 27, Escalera 2 6-1

29010 Málaga

951 49 56 80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *